Gratis en Quito: Actividades por hacer

Quito está lleno de increíbles cosas que hacer y ver sin gastar un centavo. Puedes vivir la cultura popular de un mercado o tomarte una fotografía con un granadero de Tarqui... Para ahorrarte el tiempo de buscar cosas que hacer de forma gratuita, hemos elaborado nuestro 'top ten'. ¡Disfrútalo!

  • Posar junto a un granadero de Tarqui. Al igual que los guardias del Palacio Real de Buckingham son un atractivo para todo turista, en Quito también encontrarás su similar. Son los granaderos de Tarqui, guardias del Palacio de Carondelet, que cada lunes realizan el cambio de guardia desde las 11 am. Si no coincides con la hora y el día, cualquier otro momento al transitar por el balcón del Palacio, los podrás observar muy serios y quietos, van cargando la bandera del país y, muy elegantemente, llevan un traje de la época libertaria.

   

  • El domingo, al Museo de Guayasamín. Cada domingo, la ciudad se despeja de tránsito, las familias salen a hacer deporte o caminar. Es un buen día para vivir esa cotidianidad por el Parque Metropolitano Guanguiltagüa, uno de los pulmones de la ciudad. Muy cerca de ese lugar está la Capilla del Hombre y la Casa -taller de Oswaldo Guayasamín, uno de los artistas prolíficos del país y Latinoamérica. Su obra es basta y narra episodios alegres, tiernos, tristes y amargos en la que el principal protagonista es el Hombre, además desde este barrio de la ciudad “Bellavista” podrás tener una panorámica de Quito.


 

  • Vivir la cultura popular del mercado. Ingresar en los mercados populares de Quito no cuesta nada. En el Mercado Central o en el de San Francisco (Centro Histórico) e Iñaquito (Centro Norte), podrás admirar el colorido y la variedad de productos que se venden allí: frutas, verduras, flores, carnes, platos típicos, hierbas, especies, etc. Degustar un pedazo de cerdo ‘hornado’ es gratis, las caseras te lo ofrecerán sin costo y te recibirán con halagos como: “venga guapo, mi lindo, mi rey” y otros adjetivos generosos. Una opción para levantar el ego y dar una ‘probadita’ a los sabores quiteños. Ah y si decides comprar algo de fruta o verduras, estás en tu derecho de exigir la ‘yapa’.

   

  • Bailar al trompo. En la calle La Ronda, encontrarás a Don Zabala, su oficio y aspecto se asemeja al famoso Geppeto, quien da vida a la madera para crear juguetes tradicionales. El trompo es uno de esos artefactos populares que ‘bailan’ en las manos de este artesano. Si pasas por esta calle, recuerda visitar el Taller Zabalartes para recordar tiempos de infancia y juegos de otros tiempos.


  • Admirar la vida cotidiana en La Plaza Grande. Vale la pena sentarse en una de las bancas para observar los personajes y movimiento que tiene la principal plaza de la ciudad antigua. Aquí también podrás observar a La Catedral, el Palacio Arzobispal y Carondelet junto con los jardines y árboles centenarios de Magnolias y Arupos que adornan el paisaje. Aquí encontrarás muchos jubilados que se dan cita en su para contemplar el ‘paso del tiempo’ mientras charlan con sus amigos.


  • El arte en un parque. En El Ejido, los fines de semana, se ubica una centena de artistas que muestran sus obras de arte en las aceras circundantes. Vale caminar por esta antigua plaza (que divide la ciudad moderna, de la antigua) para ver las propuestas de jóvenes pintores y escultores. En su interior también podrás caminar y quizás toparte con el teatro callejero del Miche, un popular comediante, que hace reír con su obra a su público: transeúntes y curiosos.

   

  • Desde arriba en el Itchimbía. Mira cómo la ciudad va encendiendo sus luces para alumbrar la noche, parece una pequeña maqueta, que con sus trazos y calles, se pinta. En esta loma ancestral, que fue lugar de rituales funerarios indígenas, podrás deleitarte con la vista de la ciudad antigua y la Avenida de Volcanes. En el verano, los días están aún más despejados lo que garantiza una gran visión.


 

  • Florida cultura en La Floresta. Caminar por este barrio tradicional, da cuenta de la ‘nueva onda’ de la ciudad: talleristas, artistas, diseñadores, cineastas habitan esta zona que reúne además varios restaurantes y cafés. En la tarde o en la noche, está zona se enciende con cultura, hay una sala de cine-arte, varias galerías de arte y opciones gastronómicas.

   

Escrito por: Carla Martínez  / Fotos: Quito Turismo


/ / / /