‘Penitencias’ imprescindibles en Semana Santa

Es un tiempo de conmemoración religiosa, de recogimiento y rituales. La Semana Santa es sinónimo de fe popular, autenticidad, tradición y expresión cultural.
Si no la vives como un gran devoto, la puedes experimentar desde lo Cultural.
Aquí te proponemos Siete actividades y eventos que no puedes perderte durante la Semana Mayor:

Elaborar un ramo típico en ‘Domingo de Ramos’:


La tradición anuncia que cuando Jesús entró a Jerusalén se lo recibió con ramos en señal de victoria y reconocimiento. En Quito, la elaboración de estos ramos son parte de un oficio tradicional, que se realiza en mercados y plazas, y pone a prueba la habilidad de hombres y mujeres que ‘tejen’ fibras y ramos para adornar puertas de hogares, como señal de bendición.
El romero, flores de maíz, totora, espigas de trigo y cebada, sigses, paja, ciprés y laurel son ramas que se usan para construir estos ramos que han reemplazado la palma endémica que ahora es protegida.

Pelar granos y colaborar con la Fanesca:

Fanesca de Semana Santa

“¡Qué dolor de uñas!...” Desgranando y desgranando se van preparando los ingredientes para la gran fanesca, ese plato que reúne los granos más tiernos de la reciente cosecha. Son 12 granos, debidamente pelados y desgranados, (lentejas, frejol blanco y rojo, maní, mote, choclo tierno, habas, mellocos, chochos, arveja, arroz, garbanzo) que se cocinan, durante horas, con el sambo y el zapallo, leche y casi siempre se acompaña con pescado seco – bacalao.
No hay una receta única, cada familia o restaurante prepara su fanesca con tradición e identidad. Así que manos a la obra y a cocinar la más “esperada” del año. Ya verás que su sabor justifica el arduo trabajo de la preparación pero, sobre todo, la aventura de cocinarla es una actividad que permite experimentar la tradición, abundancia y riqueza de la Cocina Quiteña.

Presenciar el Arrastre de Caudas (Miércoles Santo):

No hay otra ciudad en el mundo, Quito es la única que aún conmemora el Arrastre de caudas de Miércoles Santo. Un ritual fúnebre antiquísimo, de origen romano, que rendía honores a los generales caídos en batalla. En Quito, se lo realiza desde 1550, en La Catedral Primada de la capital, cerca de la Plaza Grande.
Es un ritual lúgubre donde participan: obispos, acólitos, canónigos y otras autoridades de la iglesia. Tiene una carga simbólica que permite acercarnos a la ritualidad de la Semana Santa desde una ceremonia auténtica y que nos transporta a un presente lejano, que no existe ya.

Descubrir la música ‘sagrada’:

La música también expresa los sentimientos de ceremonias y rituales antiguos. Por tradición, Quito es el escenario perfecto para que más de 26 grupos nacionales e internacionales toquen este estilo de música, de acompañamiento religioso. Las tonadas antiguas (siglo XVIII) suenan con mayor rigor en capillas e iglesias monumentales del Centro Histórico, el Sur y los Valles de Quito.

Siete paradas y el luto (Jueves Santo):

Las iglesias se cubren con largos y pesados damascos o terciopelos que ocultan a sus altares y dioses como señal de devoción y respeto en pleno Jueves Santo. Ese día, en la religión católica, se recuerdan los Siete lugares por los que Jesús tuvo que transitar camino al Calvario.
Esta tradición sucede ya en pocas ciudades y admirar esas joyas de ‘textiles’ así como los rituales de encarcelar o cubrir imágenes religiosas dan cuenta del valor y tradición de este tiempo santo en esta ciudad antigua.

Los protagonistas de la procesión Jesús del Gran Poder (Viernes Santo):

El Viernes Santo tiene lugar el evento más relevante de la Semana Mayor: la procesión Jesús del Gran Poder, que convoca a más de 50.000 fieles que acompañan la recreación del vía crucis de Jesucristo. Alrededor de 1.000 cucuruchos, 300 verónicas (mujeres con velo púrpura) y más voluntarios reviven el calvario cargando pesadas cruces y llevando coronas de espinas reales. Todos ellos se alistan en el convento de San Francisco desde tempranas horas ese día.

El cielo y el infierno (Sábado Santo):

Para comprobar que no todo es Santo en la Semana Mayor, aparecen los diablos de Alangasí - considerada una parroquia rural que cada vez está más cerca de lo urbano- allí, varias decenas de diablos llegan a molestar al pueblo con sus aterradoras máscaras, vestidos de rojo intenso, con tridentes y capas que les encubren.
Quieren apoderarse de las ‘almas santas’, quieren hacer bulla en los días de silencio, quieren hacer guerra, donde procura haber paz. Pero los devotos no lo permiten, están preparados con un ‘arsenal’ de símbolos católicos: escapularios, imágenes, biblias, agua santa, toda clase de rezos y recitaciones religiosas traen consigo.
Diablos y devotos se encuentran en la iglesia de Alangasí, en Sábado Santo, pelean y gracias a la tradición, el ‘bien’ gana…

Fanescas exquisitas:
Ese plato contundente que se prepara una vez al año, debes saborear para conocer la abundancia de granos e ingredientes que se cosechan en esta tierra, año a año. En una ardua tarea, escogemos las 12 mejores de la ciudad en varios establecimientos y mercados que guardan la tradición de sus recetas y elaboración.
El 15 de marzo, se hará el anuncio de las mejores fanescas en un evento donde podrás probar el sabor de cada una.

Consulta toda la agenda en www.semanasantaquito.com

Escrito por: Carla Martínez  / Fotos: Archivo - Quito Turismo


/ / / /